El diputado brasileño Arthur do Val presentó su renuncia luego de que se filtraran unos audios en los que realizaba comentarios machistas y sexistas sobre refugiadas ucranianas. 

Este miércoles, el candidato al gobierno de Sao Paulo presentó su carta de renuncia después de que el Consejo de Ética de la Asamblea de Sao Paulo aprobara por unanimidad revocar su mandato

Los diputados de esta comisión han solicitado que se haga un juicio político contra Do Val por romper el decoro parlamentario por aquellos comentarios en los que aseguraba que las mujeres que huían de Ucrania de la guerra "son fáciles porque son pobres".

Si esta se llegara a aprobar por la Asamblea Legislativa de Sao Paulo, el precandidato quedará inhabilitado durante los próximos ocho años para ocupar cargos de responsabilidad política. 

En medio de la votación por su juicio político, Do Val se disculpó ante el grupo de mujeres ucranianas que acudió a protestar, al mismo tiempo que acusaba al comité de ética de guiarse por su "odio" hacia él

“Me equivoqué. Quiero disculparme principalmente con las mujeres ucranianas que están aquí. Ahora, seamos honestos, todos saben que este proceso de casación no es por lo que dije, sino por quién lo digo. La verdad es que todos aquí me odian. Este proceso no es por mis faltas, sino por mis virtudes”, dijo.

Es más, Do Val, del conservador Unión Brasil, sostiene que está siendo víctima de una “persecución política” y ha asegurado que no se rendirá.

Los problemáticos audios

El pasado mes de marzo, se filtraron unos audios pro redes sociales en los que se escuchaba a Do Val hacer comentarios machistas sobre las mujeres ucranianas, luego de un viaje que realizó a la frontera de Ucrania con Eslovaquia por motivo de la crisis bélica.

“Son fáciles porque son pobres. (...) No pagué por ninguna, pero me pegué a dos chicas (...). La facilidad es increíble. A estas chicas de São Paulo le dices buenos días y te escupen en la cara y aquí son súper simpáticas”, fue uno de los comentarios de Do Val.

"Juro que nunca en mi vida vi nada parecido en términos de chicas guapas. Las colas de refugiadas, hermano. Imagina una fila de, no sé, unos 200 metros o más, solo diosas. Increíble. Si tomas la fila de la mejor discoteca de Brasil, en la mejor época del año, no le llega a los pies de la fila de refugiadas de aquí", se escuchó en los audios.

En otra de las grabaciones contó que las policías eran unas "diosas", de las que "si te casas con ellas haces todo lo que te pidan"

“No tengo palabras ni para expresarlo, cuatro de esas eras chicas que si cagan le limpias el culo con la lengua. Cuando pasé la guerra, vuelvo”, soltó.