Un supuesto taxista ha aterrorizado a las mujeres de Santiago. El hombre concretó cerca de 10 ataques a mujeres, en apenas 60 días. 

El próximo 30 de mayo se desarrollará el juicio contra Pablo Moya Olivares, de 34 años, acusado de secuestrar, abusar y violar a distintas mujeres entre diciembre de 2021 y febrero de 2020. 

Según reveló Meganoticias, el sujeto habría arrendado un vehículo de techo amarillo para hacerse pasar por un taxista y cometer los ilícitos. Incluso, en 2019, Moya salió de la cárcel y atacó a diez "pasajeras" que se subieron a su taxi. 

El impactante testimonio de las víctimas

El mencionado medio tomó el relato de las víctimas de este presunto taxista, a las que, en algunos casos, llegó a retener hasta 12 horas para cometer los delitos de violación y abuso sexual. 

"Ahí es donde sentí el terror"

Por su parte, Marcela, una de las víctimas de este falso taxista, contó que su día de terror fue el 13 de febrero del 2020, cuando estuvo retenida cuatro horas por este sujeto. Ella tomó un taxi tras salir de la estación de metro Santa Lucía, a la altura de San Isidro. 

Al percatarse de que no contaba con taxímetro, ella le pregunta y él le contesta que la carrera le costará 3 mil pesos. Sin embargo, cuando ella pretendía escapar, notó que el vehículo tenía sus puertas bloqueadas. 

"Yo le digo, oye te pasaste, tienes que detenerte acá. Toma un cuchillo, me dice 'esto no es un taxi, es un asalto'. Yo andaba con un short y me toca hasta los glúteos. 'Esto no es un asalto y puede ser otra cosa', pensé. Ahí es donde sentí terror", rememoró la mujer. 

Seguido de esto, el sujeto le pide el celular para sacarle dinero de las tarjetas, pero el teléfono de Marcela se apaga, lo que provoca la furia del hombre. Este se desespera en buscar un cargador y llama a una mujer, la que sería cómplice del sujeto para buscar un cable. 

12 horas encerrada

Otra de las víctimas del "violador serial" de Santiago, es Constanza. Según relató a Meganoticias, ella tomó su taxi a eso de las 1 de la tarde y estuvo retenida hasta las 1 de la madrugada, donde fue asaltada y gracias a sus conocimientos en psicología, logró evitar lo que pudo haber sido una tragedia

"Tomo un taxi para regresar a mi casa y el primero que vi fue el de esta persona. En vez de seguir por la calle, se fue hacia abajo de la carretera por la autopista. Se detuvo en el puente. Ahí dije que me va a saltar. Efectivamente, no quiero que hagas ninguna escena, esto es un asalto, tengo un cuchillo. Haces cualquier cosa y te lo clavo. Me pidió el anillo de boda y de compromiso", relató la mujer.

Haciéndose de noche, el dinero no bastó y manifestó sus intenciones de abusar de ella, que quería llevarla a un hotel. Ahí Constanza se desespera y comienza a llorar, por lo que él se puso agresivo con ella.

Ante su reacción, Constanza piensa un poco las cosas: "Respiré y le pedí perdón por asustarme. Le propuse ir a la casa de su amigo y me dijo que sí, le cambió inmediatamente el rostro. Lo describiría como alguien violento, muy listo, que sabe cómo tener las cosas a su favor".