Argentina llora la muerte de Abel Lucio Dupuy, un menor de cinco años, quien falleció por las múltiples golpizas que le habrían propinado Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páez, es decir, su propia madre y la pareja de ésta.

 La muerte del menor ha conmocionado completamente al país trasandino por los escalofriantes detalles que reveló el forense Juan Carlos Toulouse, quien confirmó que el menor murió por “politraumatismos varios” y además sufrió una “hemorragia interna”, indicadores de que el pequeño Abel fue víctima de fuertes golpes. 

La autopsia, por su parte, indicó que el pequeño presentaba signos de lesiones provocadas con anterioridad.

"Tenía mordeduras, quemaduras de cigarrillos, golpes con objetos contundentes, de todo. Nunca vi algo parecido", dijo una de las fuentes de la investigación.

El mensaje tiene fecha del 15 de octubre 

Pero eso no es todo. Durante la última jornada se reveló un mensaje que sería de Abigail Páez, quien lo habría escrito poco tiempo antes de cometer el crimen del hijo de su pareja. En el mensaje hacía una recomendación: “No tengan hijos si realmente no lo desean”

Fue a través de su cuenta de Twitter que Abigail escribió: 

“No tengan hijos si realmente no lo desean o no lo planean como una gran meta o como lo más importante en sus vidas. No traigan pibes al mundo para sufrir", dijo en la red social. 

El medio TN dijo que, luego de haberse conocido el crimen del niño, la madre de Páez, Érica Frydlender, confesó haber tenido una fuerte discusión con su hija en cuanto al cuidado del menor. 

Abel

"Le pedí la tenencia de Lucio para que no estuviera cerca de su madre. Ella me dijo que Magdalena no lo quería al nene", declaró la mujer ante la justicia. 

Su madre lo trasladó convulsionando durante la madrugada del sábado pasado hasta una de las sedes policiales del lugar, donde le practicaron RCP, sin tener resultados: el niño ya había muerto. 

"Me entraron a robar, lo dejé solo dos segundos y el nene se cayó", esa fue la explicación que dió la madre a uno de sus vecinos que intentó ayudar al menor ante su traslado a un centro hospitalario. 

Pese a la excusa de la mujer, eran reiteradas denuncias de maltrato hacia el menor.