Un terrorífico caso ocurrió en la ciudad de Saugerties, Estados Unidos, luego de que el lunes pasado fuera encontrada con vida a una niña al interior de un hueco bajo una escalera, quien fue reportada desaparecida por sus tutores legales en 2019, cuando tenía solo cuatro años. 

Eso fue lo que informaron desde el Departamento de Policía de Saugerties a través de un comunicado de prensa que compartieron. 

Los hechos

El lunes 14 de febrero comenzó todo. Y es que el la policía local de Saugerties recibió una llamada diciendo que la pequeña Paislee Shultis estaba “dentro de un lugar oculto” en una casa de la misma ciudad.

¿Dónde? En la misma casa de los padres de la menor. Tras recibir la información consiguieron una orden para registrar la vivienda y luego fueron hasta la dirección. 

Tuvo que pasar más de una horas para que la búsqueda diera resultados. Fue así como revisaron cada rincón del inmueble, hasta que uno de los policías se percató que a través de una grieta había una manta al interior de la escalera, razón por la que sacó algunos escalones, hasta que la vio. 

En el lúgubre hueco de la escalera se encontraba la menor, quien actualmente tiene seis años, junto a su madre Kimberly Cooper. Quienes estuvieron en el lugar describieron al espacio como “pequeño, frío y húmedo”. 

Paislee Shultis

¿Qué sucedió después?

La menor fue llevada a la jefatura de la policía y posteriormente revisada por paramédicos, quienes tras analizarla consideraron que la pequeña se encontraba en excelentes condiciones de salud. Finalmente la niña fue entregada a sus tutores legales y se reencontró con su hermana mayor. 

Paislee Shultis

Los padres de la niña, Kirk Shultis Jr y su madre Kimberly Cooper, junto al abuelo de la víctima, Kirk Shultis Sr., fueron arrestados, procesados y acusados por la desaparición, como resultado de la investigación de la policía. 

Paislee Shultis

La madre de la menor enfrenta cargos de interferencia de la custodia en segundo grado y por poner en peligro el bienestar de la niña. 

Los otros dos hombres enfrentan cargos por un delito grave de interferencia de la custodia en primer grado y un delito menor por poner en peligro el bienestar de la menor, según lo informado por la policía estadounidense.