Este domingo se emitió en CBS la entrevista de dos horas hecha por Oprah Winfrey al príncipe Harry y a Meghan Markle, en la que dieron grandes revelaciones sobre su salida de la monarquía británica.

Entre algunos de los polémicos dichos, Meghan Markle reveló que la corona tenía “preocupación” por el color de piel de su hijo, Archie; junto con asegurar que fue tanta la presión de ser parte de la familia real que consideró quitarse la vida.

Además, realizó una curiosa comparación entre ella y "La Sirenita" de Disney. Según Markle, ella se siente identificada con la historia de Ariel, ya que ambas tuvieron que perder la voz tras enamorarse de un príncipe.

"Estaba sentada en Nottingham Cottage y apareció La Sirenita", contó Meghan a Oprah. "¿Y quién de adulta ve realmente La Sirenita? Pero pasó, y yo estaba como, 'Bueno, estoy aquí todo el tiempo, así que también puedo ver esto', explicó.

Fue allí, cuando comenzó a darse cuenta de las similitudes entre ella y la sirenita. "Dije, 'Dios mío, ella se enamora del príncipe y por eso pierde la voz'”, expresó, haciendo alusión al silencio sobre sus problemas con la familia real que ha debido guardar tras casarse con el Príncipe Harry.

Pero luego afirmó esperanzada: "Pero al final recupera la voz”.

“En silencio o silenciada”

Oprah consultó a Meghan Markle si cuando era parte de la familia real estaba "en silencio o silenciada”, declarando que fue “silenciada”.

"Siempre he valorado la independencia. Siempre he sido franca, especialmente sobre los derechos de las mujeres, y esa es la triste ironía de los últimos cuatro años, he abogado durante tanto tiempo para que las mujeres usen su voz. Y luego me quedé en silencio”, comentó Meghan.