Una madre en el Reino Unido intentó quitarse la vida luego de sumergir a sus bebés de 23 meses en una bañera, con el objetivo de vengarse de su marido.

Steve Ford y Samantha Ford se conocieron en el año 2004, antes de irse a vivir a los Emiratos árabes. La pareja de ingleses regresó al Reino Unido en febrero del 2018, pero unos meses después, se separaron tras diez años de matrimonio, según lo informado por el canal de televisión británico ITV.

La ruptura afectó seriamente a Samantha, quien decidió mudarse junto a sus bebés, Chloe y Jake, cerca de la localidad costera de Margate para estar cerca de sus padres y hermanos. Fue en esta nueva casa que, solo cuatro meses después de separarse del padre de sus hijos, el miércoles 26 de diciembre de 2018, sumergió en la bañera a los gemelos y los ahogó hasta ocasionarles su muerte.

 

Justo unos días antes, en las fiestas de Navidad, Chloe y Jake Ford celebraron con su padre, pero regresaron junto a su madre al día siguiente.

Madre intenta quitarse la vida

Un día después del terrible acto, los niños fueron encontrados por las autoridades. Esto, debido a que Samantha intentó quitarse la vida chocando contra otro vehículo, y, según el Daily Mail. la mujer dejó una nota que decía: “Por favor, perdonen mi mente loca”.

La historia de la madre que ahogó a sus hijos
 

Actualmente está cumpliendo una condena de 10 años de cárcel en un recinto psiquiátrico tras quedar en calidad de culpable en agosto de 2019 por homicidio involuntario.

Si bien la mujer intentó culpar al Sistema Nacional de Salud por no evitar las muertes de Chloe y Jake, ese argumento fue rechazado por el médico forense Christopher Sutton-Mattocks. “No era previsible que este trágico desenlace fuera probable”, declaró la autoridad según el medio británico.

 

Steve, el padre de los bebés asesinados, actualmente acaba de recibir a su nuevo hijo con su nueva pareja, destacando que este nacimiento le da un “propósito en la vida una vez más”.