El testigo clave identificado como D.F.S. quien declaró ante el OS-9 de Carabineros habría confirmado que mantuvo una reunión secreta con la abuela del menor Elisa Martínez.

Según la información revelada gracias a la investigación realizada por Bio-Bio Chile quienes tuvieron acceso exclusivo a la declaración del testigo clave. El hombre habría visto a una persona en las cercanías del lugar donde desapareció Tomás.

Esta persona se desplazaba de manera ágil, trotando (…) de sur a norte, subiendo el cerro desde el lugar denominado UPA, hacia la derecha (…) y lo hacía acompañado de varios perros que lo seguían, se notaba que eran suyos porque lo acompañaban en su trote”, indicó el testigo.

La figura de una persona que conocía el sector y se desplazaba con habilidad estaría siendo vinculada al tío abuelo de Tomás Bravo, Jorge Escobar Escobar sindicado como uno de los principales sospechosos.

La reunión entre el testigo y la abuela de Tomás Bravo

D.F.S. habría sido contactado por la abuela de Tomás para una reunión privada que se llevó a cabo el día 9 de marzo del 2021 en la playa Boca Lebu Sur. El contacto entre el testigo y Martínez, fue a través de una mujer de Radio Capital FM de Lebu.

Según testificó la mujer que realizó el contacto “Yo me acuerdo de haber estado de mediadora, sí, de haber compartido los números telefónicos”, admitió. Sin embargo, desconoce los detalles de la conversación entre las partes.

Según explicó Elisa Martínez fue el testigo quien se contactó con ella, contradiciendo la versión oficial del testigo clave. D.F.S. declaró que la mujer llegó en una camioneta Nissan Terrano junto a su esposo a la reunión “Una vez en el sitio, la señora nos presentó a su esposo que era quien conducía el vehículo. A mi apreciación él estaba muy nervioso”, testificó.

“Ella preguntó qué habíamos visto y defendía a su hermano, señalando que no era a quien nosotros habíamos visto”, explicó. Agregó que durante la conversación Martínez lanzaba teorías sobre la desaparición de su nieto como “a Tomás lo habían robado desde la carretera y se lo habían llevado”.

También aseguró haber hablado solo con la mujer “Su esposo no hablaba nada, solo observaba y se notaba nervioso. Se veían angustiados, me imagino que era por lo que estaban pasando, a mi modo de ver“, detalló

También aclaró que tiempo después la mujer nuevamente intentó contactarlo pero junto a su amigo se negaron a una nueva reunión. Por su parte, la abuela de Tomás admitió la existencia de la reunión, pero que en ningún caso intentó defender a su hermano o presionado al testigo de alguna manera.

Por su parte la fiscalía declaró estar en conocimiento de los hechos, pero la relación de hermanos entre la mujer y el principal sospechoso impide una investigación de parte de la fiscalía. Finalmente, el tribunal fijó fecha para el 31 de enero, la audiencia en que el Ministerio Publico solicitará al Juzgado de Garantía de Arauco la ampliación de la investigación en el caso Tomás Bravo.