Un hombre fue formalizado este fin de semana por el delito de estafa, luego de que le pidiera a una joven que conoció por internet $8,5 millones para pagar una operación de un tumor que jamás existió.

El sujeto Piero Rosales Robles, de 20 años, conoció a Nicole, TENS chilena de 30 años, a través de la aplicación Facebook Parejas en diciembre de 2020. Él partió mintiendo desde un inicio sobre su identidad, indica LUN.

Él le dijo a la mujer que  tenía ascendencia italiana, y su familia vivía en Italia. Además le dijo que trabajaba como ingeniero en prevención de riesgos en una obra de construcción en Las Condes.

Por si eso no fuera poco, le dijo que vivía en la casa de su nana peruana a quien consideraba como su “madre adoptiva”.

Estafa con tumor falso

Luego del mes de romance, Piero le dijo a la técnico en enfermería que  tenía un tumor cancerígeno en el corazón y que le quedaban solamente dos meses de vida si no conseguía el dinero para operarse. Además, le dijo que quedó en la calle tras un pleito con su familia.

Nicole señaló que al hablar con el sujeto, este se ponía a llorar cada vez que hablaba del tema, lo que le causó lástima y pidió un "superavance" de una tarjeta comercial de $8.500.000.

Luego se los entregó al hombre para que se hiciera la supuesta cirugía, quien descaradamente le escribió por WhatsApp: “Amor, si llega a pasarme algo, dejaré escrito en mi herencia que tú recibirás el 100% de mis acciones”.

Descubrió la verdad

Sin embargo, todo se descubrió cuando el joven dejó de contestar sus mensajes apenas supuestamente entró a pabellón. Luego de esfumarse, Nicole se dio cuenta del hecho.

“Lo que me pasó es como una tragicomedia, pero me da rabia haber sido tan tonta. Quedé con esa sensación, por eso ahora no presto ni $100. Piensa que quedé endeudada por cinco años. Todos los meses voy a tener que pagar más de $200.000”, dice a LUN.

Según el comisario de la PDI Héctor Gómez, el hombre no era ingeniero. Trabajaba en una construcción, pero como obrero empastando murallas. Y esos supuestos “padres peruanos adoptivos”, son en realidad sus papás biológicos. Aunque sí habla italiano muy bien.

Piero Rosales quedó con arraigo nacional por irreprochable conducta anterior. La PDI encontró más de $6 millones de pesos en efectivo, dólares, consolas de videojuegos, relojes, ropa de marca y tres pistolas a fogueo en su vivienda.