Un reciente estudio reveló que las mujeres que han sufrido violencia sexual tienen más probabilidades de desarrollar interrupciones en el flujo sanguíneo en el cerebro. Esto puede originar trastornos cerebrovasculares.

Según consiga el sitio T13, a nivel mundial, se estima que 736 millones de mujeres en todo el mundo “han sido sometidas a violencia sexual por parte de su pareja, a violencia sexual sin estar en pareja, o a ambas, al menos una vez en su vida”, según el organismo de Naciones UNidas ONU Mujeres, citando a un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Reveladores hallazgos 

El estudio fue realizado por la investigadora Rebecca Thurston, de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos y descubrió que las mujeres que experimentan violencia sexual pueden sufrir problemas mentales, como trastornos de estrés postraumático, ansiedad o depresión

Esta angustiosa experiencia no sólo es importante para la salud mental de las mujeres, sino también para la salud del cerebro. Este estudio es un paso importante hacia la identificación de un factor de riesgo novedoso de accidente cerebrovascular y de demencia entre las mujeres”, dice Rebecca.

violencia contra las mujeres

En un primer avance, publicado en la revista Brain Imaging and Behavior, la investigadora explica que se midieron las hiperintensidades de la materia blanca en las mujeres analizadas. Estas reacciones son marcadores de enfermedad en los vasos del cerebro que a largo plazo pueden traducirse en la aparición de demencia u otros trastornos.  

De las participantes, el 68% informó haber tenido al menos un trauma. El más común fue la agresión sexual, reportada por el 23% de las mujeres.

Los escáneres cerebrales de las participantes del estudio mostraron que las mujeres que habían experimentado un trauma sexual tenían más hiperintensidades de la materia blanca que las mujeres sin trauma.