La embarazada murió luego de un shock séptico producto del fallecimiento del feto con malformaciones en su vientre: médicos no realizaron aborto.

 

En septiembre de este año ocurrió la muerte de Izabella, una joven de Polonia que se encontraba embarazada con 22 semanas de gestación cuando el feto, con malformaciones, falleció en su vientre y le provocó un shock séptico, causando su muerte.

Su caso se hizo público recientemente, y fue tanta la indignación que generó protestas en las calles del país esta semana a favor, del aborto y la protección de las mujeres. Y es que el Tribunal Constitucional aprobó una ley que prohíbe el aborto por malformaciones del feto el año pasado, ley que terminó con la muerte de la joven.

Antes de esa normativa impuesta por el TC, las mujeres de Polonia tenían derecho a abortar solo con las tres causales: violación, riesgo de vida de la madre, y en caso de deformidades graves del feto, informó RT.

Embarazada de 30 años falleció

El hospital donde ocurrieron los hechos entregó un comunicado para recalcar que “su personal hizo todo lo posible para salvar tanto a la mujer como al bebé, (...). Sólo hay que destacar que todas las decisiones médicas se tomaron teniendo en cuenta las disposiciones legales vigentes en Polonia”, consignó Infobae.

embarazada murió por shock séptico

En Polonia, acorde al año 2019, el aborto por malformación del feto fue equivalente al 97% de los 1.110 abortos que se practicaron en centros de salud del país europeo.