Diputadas del Frente Amplio presentaron un proyecto de ley que busca penalizar el "stealthing", retiro del condón sin consentimiento durante el sexo.

Este martes,  las parlamentarias Maite Orsini, Gael Yeomans y Camila Rojas, diputadas del Frente Amplio presentaron un proyecto de ley que busca sancionar penalmente a aquellos que se retiren el preservativo durante una relación sexual sin el consentimiento de la pareja.

Diputadas quieren penalizar el retiro del condón sin permiso

Esta práctica, también denominada “stealthing”, expone a las víctimas a consecuencias físicas -embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual-, psicológicas y emocionales, lo que se puede traducir en una violación y/o agresión sexual.

Esta comparación es el argumento clave de las diputadas, pues quieren que este acto sea castigado con la misma pena que un abuso sexual,  en un rango de 61 a 540 días.

Diputadas presentan su iniciativa

Maite Orsini (Revolución Democrática), Gael Yeomans (Convergencia Social) y Camila Rojas (Comunes), se refirieron a su proyecto de ley luego de manifestarse con un cartel que describe el concepto de “stealthing”.

“Razones hay varias, como la posibilidad de transmitir Enfermedades de Transmisión sexual (ETS) o dañar psicológicamente a alguien, pero en mi opinión la más importante es la protección del consentimiento”, señaló Orsini.

“No es no, y cuando se dice sí, se dice bajo ciertas condiciones. No está bien que hombres presionen para quitarse el condón y menos aún que lo hagan sin consentimiento y a escondidas”, agregó la diputada de RD.

En el caso de la diputada Yeomans, quiso hacer hincapié en lo violenta que es esta práctica, reiterando la importancia de erradicar la violencia hacia la mujer. El tema de la educación sexual también se puso sobre la mesa con las palabras de Camila Rojas: “La gravedad de esta práctica nos lleva a la convicción de que es necesario penalizarla. Además de las sanciones, es muy importante también avanzar en prevención mediante la educación”.

En España, Suiza, Alemania y en el Estado de California, en Estados Unidos, el “stealthing” ha sido castigado, prohibido y/o sentenciado penalmente.