Pola Álvarez, la enfermera de la Clínica Cordillera de Las Condes que logró sobrevivir a un ataque con arma blanca camino a su hogar, reaparece y relata el violento hecho. 

Han pasado ya tres semanas desde que Pola Álvarez, enfermera de 32 años, fuera apuñalada brutalmente luego de culminar su turno en la Clínica Cordillera, cuando estaba a unos pasos de llegar a su casa.

En conversación con "Contigo en la Mañana" de CHV, la joven rememoró aquel día como también los hechos que marcaron su relación con la presunta autora intelectual de la emboscada: su compañera de trabajo que hoy cumple prisión preventiva

Un tenso ambiente laboral 

A raíz del ataque, que pudo haber tenido un desenlace fatal, la profesional de la salud dijo: “Tengo un poco de buen ánimo por mi familia que ha luchado por esta justicia, pero también estoy baja emocionalmente por la envergadura del tema”, consignó al programa. 

Según se indicó con anterioridad, la acusada, Patricia Henríquez Cortez (36 años) al momento de integrarse al equipo de la clínica privada había tenido problemas.

"Ella tenía malos tratos con varias colegas, tenía celos y me decía por qué era amiga de sus enemigos, y que yo estaba haciendo un complot para poder echarla", indicó Pola.

Además, agrego que "es triste ver que se te acercan y dicen que no quieren trabajar más con ella porque los estaba humillando, ella era altanera, decía groserías. Todo esto lo encausamos con la jefa, pero hizo caso omiso, resguardó esto con que la gerencia y sus jefes lo sabían".

"Ella dijo que se iba a vengar de todos", recordó.

Seguido de esto, Pola contó que dos turnos antes del ataque, una colega le preguntó por qué no descansaba durante su turno, a lo que ella respondió: "Sabes lo que me pasa, me da miedo que ella llegue con una jeringa de insulina y me la inyecte en la vena".

Otro de los episodios que Pola recuerda, fue cuando invitó a todos sus colegas a la inauguración del local de su hermano. “Nosotras jamás fuimos amigas”, indicó la afectada, ya que Henríquez se había integrado al grupo hace pocas semanas; sin embargo, la mujer llegó hasta el local en donde las fotografiaron juntas.

"Mi pareja y mis hijos me vieron ensangrentada"

La mañana del domingo 26 de junio del 2022 "no había nadie a las 9:00 de la mañana, hacía mucho frío. Al doblar por Fleming había dos personas pasando en donde estaba la moto. Doblé en la calle de mi casa, y había una persona parada de espalda vestida completamente de negro y con un casco blanco con franjas naranjas, me llamó la atención".

"Alcancé avanzar metro y medio desde donde estaba él, sacó su teléfono de su bolsillo y vi que estaba mi foto. Ahí dije ‘cagué’, pero en ese momento no lo relacioné con ella. Lo alcancé a pasar rápido, intenté correr. Pero hace un amagué, quedamos de frente, sacó un cuchillo que es como una daga de 20 centímetros de largo con toda su fuerza", rememoró Álvarez.

Tras esto, Pola le lanzó su cartera, "le dije que se lo llevara, y ahí me lo enterró… Me sacó el cuchillo y me caí, me hice como un huevo, y me defendí porque intenté patearlo".

“Corrió, y se perdió en la misma dirección en la que venía. Lo primero que dije es que si iba para allá, me iba a matar. Así que me fui a mi casa, pateé el portón, grité y salió mi pareja con mis hijos, me vieron ensangrentada“, relató la enfermera de la Clínica Cordillera de Las Condes.

(Con información de BiobioChile