En marzo del año pasado, Alisha, de 14 años, falleció después de que dos de sus compañeras la golpearan y la lanzaran al río Sena, Francia. 

Un año después se hizo justicia al ser condenados los asesinos a 10 años de prisión. Es más, se descubrió que los responsables son dos adolescentes que venían haciéndole bullying hace un tiempo a quien era su compañera de clase. 

El jueves pasado el tribunal de menores de Pontoise, ubicado al noroeste de París, impuso esa pena a un chico y una chica de 16 años, por el "homicidio" de la menor y no por "asesinato", al considerar que no pudo demostrarse la premeditación. 

Dos adolescentes fueron condenadas

Ante la medida, la familia de Alisha protestó: "No es normal (…) Ellos saldrán de prisión en 10 años. Han matado a mi hija", gritó el jueves la madre de la víctima.

Los hechos se remontan a marzo del 2021, cuando Alisha, una joven de 14 años, murió después de que los dos acusados la golpearan y lanzaran al río Sena. Días antes, habían publicado imágenes íntimas de ella en Snapchat, luego de que su celular fuera pirateado. 

Ambos imputados, en prisión preventiva desde hace un año, conocieron a Alisha en septiembre del 2020, al inicio del curso en un liceo profesional de Argenteuil.

Rápidamente, los tres se hicieron amigos, sin embargo, su relación se degradó producto de "romances" y "trivialidades" de adolescentes, explicó entonces el fiscal de Pontoise.

Este crimen conmocionó al país y sacó a relucir temáticas como el bullying y el acoso por redes sociales. En su momento, cerca de 2000 personas habían marchado en su memoria días después de que se descubriera el asesinato. Según contó la madre, Alisha era “muy seria en la escuela” y soñaba con convertirse en contadora.