Durante la jornada de este martes 12 de octubre, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó en general el proyecto que previene y sanciona la violencia gineco-obstétrica.

Sin embargo, para revisión de indicaciones, el texto volvió a la Comisión de Mujeres para la definición de su articulado.

Con esto, los establecimientos de salud tendrán la obligación de acoger el plan de parto presentado mujer embarazada o por la persona gestante.

"La propuesta define la violencia gineco-obstétrica como todo maltrato o agresión psicológica, física o sexual, omisión, discriminación o negación injustificada de atención en el marco de la salud sexual y reproductiva", explicaron desde la Cámara Baja, en sus redes oficiales.

Cabe destacar que, la iniciativa obtuvo 121 votos a favor, 4 en contra y 14 abstenciones.

Ley Adriana

El proyecto surgió de la lamentable experiencia de Adriana Palacios. Una mujer que en 2017, sufrió de violencia obstétrica negligencias en la localidad de Alto Hospicio, provocando que su hija Trinidad naciera sin vida.

A cuatro años del día en que cambió su vida, su caso y nombre alza un proyecto de ley que busca que su historia no vuelva a repetirse.

¿Qué busca la Ley Adriana?

El texto legal tiene por objeto regular, garantizar y promover los derechos de la mujer, del recién nacido y de la pareja. Esto, aplicado a los ámbitos de la gestación, preparto, parto, postparto y aborto en las causales establecidas por la ley. Asimismo, también apunta a su salud ginecológica y sexual.