El hombre más rico del mundo, Elon Musk, fue acusado por una azafata de la empresa aeroespacial SpaceX por acoso sexual y habría llegado a un arreglo por fuera de la corte en 2016. 

Según lo informado por Business Insider, expuso el caso de una azafata que guardó silencio a cambio de 250 mil dólares que el magnate le pagó. 

De acuerdo a los antecedentes, ella trabajaba como integrante de la tripulación de cabina en la flota de aviones comerciales de SpaceX, propiedad de Musk. 

Aseguran que Elon Musk pagó 250 mil dólares

La empleada tras aceptar el trabajo de azafata, le pidieron que hiciera un curso de masajista para poder darle masajes a Musk. Y justamente fue durante uno de esos masajes en una cabina privada cuando se produjo el hecho. 

Siguiendo esta línea, el mencionado medio pudo acceder a una declaración firmada por una amiga de la azafata, quien declaró que la mujer acusó a Musk de "enseñarle su pene erecto, frotarle la pierna" sin consentimiento y "ofrecerle de regalo un caballo a cambio de un masaje erótico".

Es decir, según indica el relato, “básicamente trató de sobornarla para que le hiciera algún tipo de favor sexual”.

La reacción de Elon 

Tras negarse a la proposición de Elon, la mujer no fue llamada nunca más para trabajar, por lo mismo contrató un abogado e hizo llegar una queja al departamento de Recursos Humanos de la empresa. 

Aseguran que Elon Musk pagó 250 mil dólares

Por su parte, la empleada luego hizo la denuncia, pero finalmente todo se resolvió con una reunión donde participó un mediador y el propio Musk , para evitar que la demanda llegara a los tribunales.  

En noviembre de 2018, el magnate, SpaceX y la azafata firmaron un acuerdo de despido que concedía a la supuesta víctima un pago de 250 mil dólares, a cambio de no demandar y no difundir información sobre el empresario.

Elon se defiende

Tras darse cuenta de la noticia, el propio Musk salió al paso de la acusación. “Hay mucho más de esta historia”, declaró al citado medio. “Si fuese propenso a involucrarme en casos de acoso sexual, es poco probable que este fuese el primer caso en mis 30 años de carrera que saliese a la luz”.

Más tarde, durante el jueves, vía Twitter, se defendió nuevamente: “Los ataques en mi contra deben verse a través de una lente política”, por lo que “este es su libro de jugadas estándar (despreciable), pero nada me impedirá luchar por un buen futuro y su derecho a la libertad de expresión”.

Seguido de esto, el multimillonario fundador de SpaceX y de Tesla, agregó otro tuit en el que refleja: "Y, para que conste, esas descabelladas afirman que son totalmente falsas".