Durante esta semana se reveló un informe de la ONG internacional que lucha por disminuir la pobreza en el mundo, Oxfam, en donde, por solo mencionar un ejemplo, se refleja que mientras cada cuatro segundos uno de los diez hombre más ricos del mundo gana más de 50 mil dólares, una persona muere a raíz de la desigualdad, lo que diariamente entonces, se transforma en 21 mil decesos en un solo día por tal motivo.

Para realizar el estudio se basaron en el número de muertes causadas por la violencia de género, el hambre, la crisis climática, la discriminación por raza y la falta de acceso a servicios de salud.

Dentro de los hombres está Mark Zuckerberg, Jeff Bezos y Elon Musk, quienes incluso llegaron a duplicar su riqueza durante la pandemia, unos 160 millones de personas cruzaron la línea de la pobreza. Eso sí, en total son 252 hombre los que acumulan más riqueza que el total de mujeres y niñas de África, Latinoamérica y el Caribe.

"Los más afectados son afrodescendientes, indígenas, campesinos y mujeres"

El director regional de Oxfam, Simón Ticehurst, aseguró que “nos preocupa la pobreza porque aumenta la vulnerabilidad. Y tienen cara: los más afectados son afrodescendientes, indígenas, campesinos y mujeres. Pero lo que más lamentamos es esa brecha cada vez más amplia entre los que no tienen casi nada y los que ya no saben ni qué hacer con tanto”.

De acuerdo a datos revelados por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Público, la desigualdad aumentó en todos los países del mundo, pero a pesar de eso hay un nuevo multimillonario cada 26 horas, lo que por lo bajo parece ser incomprensible.

“No queremos atacar a las personas, ni decir que son los responsables. Es el sistema. Y es este el que debe tratar de recuperar parte de esa riqueza que ganaron a costa de la pandemia; de lo que ha sido la acumulación extraordinaria. Abogamos por un impuesto solidario y hay antecedentes a escalas nacionales”, dijo Ticehurst.

Brecha

Eso sí, la directora ejecutiva de Oxfam Internacional es más dura y cree que “los multimillonarios han tenido una pandemia de lujo. Los bancos centrales han inyectado miles de millones de dólares en los mercados financieros para salvar la economía, pero una gran parte ha acabado en los bolsillos de los más ricos. Con las vacunas se pretendía poner fin a esta pandemia, pero los gobiernos económicamente más estables han permitido que los magnates y los monopolios farmacéuticos corten el suministro a miles de millones de personas”. 

La mujer cree que se debe dejar de buscar como fin único el dinero, ya que según contó, “eso quedó claro cuando los Estados movilizaron 16 mil millones de dólares para la respuesta ante la pandemia. Lo que falta es voluntad e imaginación para liberarnos del asfixiante modelo neoliberal que nos ha llevado al punto en el que estamos”.

La llegada de la pandemia fue un factor clave para la desigualdad desproporcionada, según el director de la ONG en relación a Latinoamérica.

“En el continente se acumuló el 30% de las muertes por coronavirus y la situación se agrava si se tienen en cuenta factores como que en São Paulo la esperanza de vida de la población de las zonas más acaudaladas es 14 años mayor que la de las zonas más vulnerables”, sentenció.